pluma_10
Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Los Versos sueltos

El dos de mayo de 1879, en una madrileña tasca conocida como "Casa Labra", con Pablo Iglesias a la cabeza, da comienzo la vida del Partido Socialista Obrero Español. Una Organización creada por trabajadores con la aspiración de agrupar al proletariado bajo la ideología socialista.

A sus 135 años de edad se puede considerar al PSOE como un partido, cronológicamente, viejo, tan sólo superado por su homologo alemán. Sin embargo, no podemos afirmar que sea un partido antiguo, ya que esa denominación no sería justa porque suele ser aplicable a algo pasado de moda o que no va con los tiempos, lo que no se correspondería con la realidad debido a que desde la Revolución Industrial, pasando por una republica y dos dictaduras ha sabido reinventarse una y otra vez, hasta el punto de alojarse en la clandestinidad para poder sobrevivir.

En la actualidad nuestra sociedad vive tiempos convulsos a todo los niveles, y es que esta crisis económica destapa una crisis de valores y creencias que salpica de igual manera a todos los estamentos públicos y sociales, siendo el PSOE uno de los elementos más afectados dada su importancia política e histórica jugando un papel primordial en la transformación de España.

El pasado mes, los españoles le dieron las espaldas en las urnas a la organización centenaria, debido a un descontento generalizado con la clase política y como "tirón de orejas" a una organización esencial para nuestro país que precisa revitalizarse. Por ello, la Comisión Ejecutiva Federal propuso resetear el partido convocando un Congreso Extraordinario en el que se elegirá a una nueva dirección con ideas frescas pero sin perder el ideario socialista.

La ciudadanía exige democracia y transparencia a todos los niveles sociales, por ello, Eduardo Madina acierta proponiendo abrir el Congreso a sus militantes, permitiéndoles, de esta manera, votar de manera directa al Secretario General entrante, hecho que no sólo abre nuevos cauces democráticos internos, sino que da participación e ilusiona al afiliado.

Es la hora de hablar de política en mayúsculas, en un debate que no debe ser de caras sino de ideas, en el que prime el ciudadano por encima de las propias siglas y se debe realizar desde la organización que ha liderado todas y cada una de las transformaciones de nuestra sociedad. Elementos como la inviolabilidad del corona, o de su propia legitimidad como jefatura de Estado, apertura de cauces democráticos para abrir en canal la organización a su electorado, la laicidad, retomar más o menos izquierda, el federalismo como forma de Estado plurinacional, la protección de la sanidad y la educación, la creación de una banca pública... Son elementos que conferirán a este Congreso Extraordinario la capacidad de retomar una nueva senda de la ilusión y en "defensa de la alegría", como diría Benedetti.

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio