senado
Política
Typography
0
0
0
s2smodern

La Comisión de Asuntos Exteriores del Senado aprobó, con 19 votos a favor y uno en contra, una moción del Grupo Parlamentario Popular en la que se insta al Gobierno a impulsar la política exterior en el Mediterráneo, aprovechando la posición geoestratégica de España como puerta de entrada del norte de África a Europa.

La situación geoestratégica en la que se encuentra nuestro país abogó la senadora por Ceuta y viceportavoz popular de la Comisión de Asuntos Exteriores, Luz Elena Sanín, en la defensa de la moción, indicando que "es un marco excepcional para dar impulso a la política exterior en el Mediterráneo a través de mecanismos como la 'Unión para el Mediterráneo' ó la 'Estrategia Europea de seguridad', entre otros instrumentos eficaces, que no sólo permitirán el desarrollo de sus objetivos, sino también abordar las oportunidades que van a surgir en todo el cono sur mediterráneo para las empresas españolas".

Unas "oportunidades de crecimiento y de estabilidad" que, según recalcó, permite a España "ejercer de interlocutor privilegiado entre la Unión Europea y África".

Tras recordar que el norte de África ha venido atravesando una oleada revolucionaria, la Primavera árabe (Túnez, Egipto, Siria, Libia, Egipto...), y explicar que después ha dado paso al "invierno islamista" y que, pese a ello, "confiamos en que esta ola revolucionaria culmine con el establecimiento de sistemas políticos y sociales que garanticen una mayor libertad y justicia para los pueblos de la orilla sur del Mediterráneo", Sanín recalcó que, para la UE, el Mediterráneo es una zona con enormes posibilidades, puesto que "además de un gigantesco mercado potencial, representa el 7% de la población mundial y el 13 % del PIB del planeta".

España, consciente de esta relevancia, enfatizó la senadora por Ceuta, propició, por ejemplo, en la cumbre de la OTAN de 1994, el nacimiento de la denominada iniciativa del diálogo Mediterráneo (DM), con el objetivo de contribuir a la seguridad y estabilidad de la región; y forma parte, junto a Argelia, Francia, Italia, Libia, Malta, Mauritania y Túnez, de la iniciativa 5+5 de defensa para desarrollar la cooperación multilateral, que tiene como objetivo promover la seguridad en el Mediterráneo.

Además, Sanín se refirió a que la Estrategia Europea de Seguridad destaca el riesgo que supone el terrorismo internacional, la proliferación de armas de destrucción masiva, los conflictos regionales, la descomposición del estado y la delincuencia organizada, así como que las dificultades políticas, económicas y sociales existentes en algunos países de la cuenca mediterránea favorecen las corrientes migratorias mal controladas, "provocando efectos muy diversos en el continente especialmente en los países de acogida".

"El desajuste demográfico que padece Europa", dijo Sanín, "requiere un enfoque y un tratamiento común al generar un caldo de cultivo idóneo para el surgir de la intolerancia y la conflictividad social". Por ello, la promoción del desarrollo económico y político del Norte de África "es imprescindible para neutralizar la expansión de grupos terroristas, el crimen organizado, la trata de seres humanos con ánimo de explotación laboral o sexual, la inmigración ilegal, y para garantizar la seguridad de Europa y la viabilidad demográfica".

El objetivo de España es, recordó la viceportavoz popular en la Comisión de Asuntos Exteriores, "que la UE preste una atención especial al Mediterráneo, incluyendo la política migratoria y la lucha contra la inmigración ilegal que sigue azotando a las dos únicas ciudades frontera terrestre de la U.E. con África: Ceuta y Melilla. "Este fenómeno migratorio de la frontera sur de Europa", enfatizó, "lo llevó el Presidente Rajoy a la cumbre UE-África con la idea de que se apruebe un plan entre ambos continentes para luchar contra la inmigración ilegal".

Así, con el objetivo de dar respuesta a estas cuestiones, la moción del GPP, en la que se incorporó una enmienda de CIU, insta al Gobierno:

1.- Dar impulso a la política exterior en el Mediterráneo, aprovechando todo el potencial de la posición geoestratégica de España como puerta de entrada del norte de África a Europa.

2.- Promover entre nuestros socios europeos la coordinación de todas las acciones, haciendo de la Unión por el Mediterráneo un cauce principal para trabajar con eficacia en la zona. En este sentido promover y reforzar el papel de la ciudad de Barcelona como centro neurálgico de la política exterior europea en el Mediterráneo.

3.- Continuar trabajando en la Estrategia Europea de Seguridad con el apoyo logístico imprescindible.

4.- Apoyar a nuestras empresas para que puedan abordar las nuevas oportunidades que van a surgir en el Mediterráneo y en el Magreb.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio