Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Estupefacción y arcadas son las sensaciones que impregnan a cualquier persona de bien en su intento de digerir declaraciones, artículos y proclamas al sol  que  atacan, insultan y denigran a los españoles que profesan la religión musulmana.

La educación,  y sobre todo las buenas  formas  son las líneas que van a enmarcar esta contestación cargada, por el contrario,   de gran dósis de  indignación y tristeza. Los discursos que incitan al odio, denigrando y humillando a una parte de la población jamás pueden ni deben estar mimetizados tras  la cortina  de la libertad de expresión ni tan siquiera secundados por acción u omisión por aquellos que representan, viven o creen en los pilares básicos de un estado de Derecho.       

Existe un tipo de persona que en público reprueba con la boca pequeña este tipo de discursos y luego en privado, aplaude, alienta y hasta jalean  (algunos tras el anonimato de una pantalla)  los vómitos de odio que tanto daño hacen. Existen "Señores y Señoras" que, casualmente y ante la perplejidad de propios y extraños, son líderes de formaciones que se  les presupone acatamiento y respeto a los valores constitucionales y desintegran el artículo 14 de nuestra Carta Magna diluyéndolo en discursos xenófobos que incitan al odio y a la confrontación social .

El reconocimiento de la Pluralidad Política  y LA MULTICULTURALIDAD de los pueblos de España y Europa deben ser  principios y fundamentos básicos y que  algunas  formaciones políticas han mutado transformándolos en bilis de odio e intolerancia que regurgitan con publicidad y alevosía. Seguramente, estos captadores de votos cuando sacan a pasear sus lenguas  en campaña electoral  tan  solo reflexionan en términos de papeletas  y sueñan con una  catapulta para  tener altavoz en la Asamblea  para sus discursos retrógrados e insultantes. 

La demagogia del discurso es tan contagiosa  que otras  formaciones políticas se han sumado al juego de mostrar quien la tiene más larga ( la lengua extremista y xenófoba).  A tal  punto llega la  esquizofrenia y manía persecutoria en sus excesos verbales  que la pluralidad y la diversidad se convierten  en amenaza de su anhelado espacio dominante.  Y como ejemplo de ello es que nuestra candidata de Unidas Podemos  al Congreso,  mujer, musulmana y con hiyab ha sido objeto de críticas y mofas simplemente por llevar una prenda que cubre su cabeza pero no sus férreos ideales de justicia e igualdad. 

Causa estupor y tristeza ver como algunos, enfundados en su traje  de salvadores de la patria, critican a una mujer por su apariencia y no por el programa político que representa y defiende. Ceuta es una ciudad  basada en una sociedad  cuyos valores son la convivencia y la cohesión social. Intentar fracturar lo que se ha alcanzado es el objetivo de "partidos ambulantes" que solo buscan vociferar para vender discursos de mercadillo a bajo precio moral. Mientras unos mercadean con sus discursos demagogos, otros y otras nos dedicamos,  desde Unidas Podemos,  a intentar trabajar con inteligencia  por la sociedad ceutí en general sea de la condición social que sea. Decía Miguel de Unamuno que " Lo que los fascistas odian es la inteligencia".

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio