casa_de_ceuta_en_cadiz_charla_jacob_hachuel
Cultura
Typography
0
0
0
s2sdefault

Conforme a lo programado, en la jornada de ayer el conocido miembro de la comunidad hebrea de Ceuta Jacob Hachuel Abecasis pronunció una conferencia titulada "Pasado y presente de la Comunidad Israelita de Ceuta", como parte de la XIV Semana Cultural de la Casa de Ceuta en Cádiz, última sesión de la misma.

Como es habitual, el conferenciante contó con el apoyo de abundante material gráfico en soporte informático. Asistieron al acto la viceconsejera de Educación y diputada de la Asamblea de Ceuta, Rocío Salcedo López, el edil del Ayuntamiento gaditano Pablo Chaves y el Coronel Jefe del Regimiento de Artillería de Costa de la provincia Gonzalo López-Pozas y Díaz, así como un nutrido grupo de socios y simpatizantes habidos por conocer mas de esta tercera cultura de nuestra Ciudad.

Como es norma, el presidente de la Yeza hizo la presentación del señor Hachuel aunque no es la primera vez que este tetuaní trasladado a Ceuta a sus seis meses de vida visita la asociación, ya que hace nueve años lo hizo por primera vez.

Profesional de la Sanidad, actualmente enfermero del Centro de Salud del Tarajal, área de Pediatría, amplió estudios en Jerusalén y ha actuado en Política ya que formó parte de la Asamblea durante dos mandatos consecutivos.

Según sus propias palabras, hará esos nueve años que separan sus dos visitas a nuestra Casa, la comunidad a la que pertenece todavía no estaba abierta a la sociedad ceutí, pero la voluntad de la administración local y el cambio de actitud de los miembros de esta comunidad sefardí están logrando la de todo punto de vista deseable apertura que logre el fundamental conocimiento de este grupo humano por parte del resto de la población. Conocimiento es cultura y la base del entendimiento y la convivencia por la que tan fuerte ha apostado el Presidente Vivas.

Jacob Hachuel hizo un breve recorrido por la historia de esta comunidad sefardí (Sefarad es el nombre hebreo de España) cuya presencia en Ceuta parece remontarse a la época de la diáspora del pueblo hebreo tras su última sublevación contra el poder romano. Citó como dato relevante que la mitología árabe-musulmana señala el Yebel Muza o "montaña de Moisés" como la tumba del celebérrimo líder del pueblo judío. La situación de la comunidad nunca o casi nunca estuvo exenta de dificultades, siendo la peor la de la ocupación almohade por el fanatismo de esta yihad medieval, cuya derrota en 1212 está tan injustamente olvidada.

Citó a hebreos ceutíes famosos, el más conocido seguramente el rabí Yosef Ben Yehuda Ben Acnin, que cuenta con una estatua en la Plaza, fue el discípulo preferido del gran Maimónides que le dedicó su obra magna "Guía de los perplejos". Hizo Hachuel hincapié en que el decreto de expulsión promulgado por los Reyes Católicos (emulado por la corona portuguesa) no afectó a los hebreos de Ceuta, cuya función de intérpretes e intermediarios entre cristianos y musulmanes era por entonces imprescindible. No obstante, hasta 1700 A.D., la vida del hebreo en Ceuta no era precisamente agradable, ya que tenía que habitar un ghetto situado en el Puente Almina (la "Casa de la Aduana") del que no podía salir en las celebraciones cristianas ni después de las 20 horas, aunque se les permitía practicar su religión y contaban con equidad de la justicia española incluso en los conflictos entre un judío y un cristiano. La Constitución de 1812, al establecer la libertad religiosa, les mejoró sus condiciones de vida, aunque el decreto de los RRCC no fue derogado hasta 1982 mediante la firma del rey D. Juan Carlos que tuvo la nobleza de pedir perdón por la tremenda injusticia que supuso la expulsión, de la que el sultán turco de finales del XV comentó que "el rey Fernando ha empobrecido sus reinos para enriquecer los míos", dado el notable contingente de sefardíes que fueron a parar al entonces imperio osmanlí, e indudablemente por la valía de este pueblo trabajador y de notable inteligencia.

Respecto al futuro, Hachuel manifestó su preocupación por la creciente intolerancia que los sectores más radicales del mundo arabe-musulman muestran hacia los hebreos, pese a sus esfuerzos por mantener o crear una convivencia razonable, por eliminar los prejuicios milenarios que los condenan, prejuicios que el gran Alberto Einstein consideraba que eran "más difíciles de romper que el átomo".

El final de la intervención de Jacob Hachuel fue marcada por unos abundantes aplausos de los asistentes al acto, que quedaron muy satisfechos del mismo. El presidente de la Yeza obsequió a Hachuel con una reproducción de la casa de Cerni, el emblemático edificio ceutí y finzalizó el acto con la firma en el libro de honor que también hicieron el edil gaditano como la viceconsejera Salcedo.

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Jueves 09 de Febrero del 2023

Publicidad

CSIF 2021

Dominos 2010

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA